Logotipo receptor.com.mx Futból AmericanoPodcast - Receptor Radio - Escúchalo aquí

Jueves, 27.Julio.2017

Inicio > Noticias > Un Puma nunca se rinde

Un Puma nunca se rinde

Receptor. Dicen que un jugador de futbol americano es una especie aparte. Porque enfrenta la adversidad con fortaleza y con actitud para siempre levantarse y seguir luchando. Así lo hace Alberto Miranda Olmedo, el Tranky, uno de los tackles defensivos más fuertes de Cóndores y Pumas en la década de los 90. Esta es parte de su historia.

Un Puma nunca se rinde

Miércoles 19 abril 2017

Por Alberto García Castillo

"La vida es como andar en bicicleta. Si quieres mantener el equilibrio, tienes que seguir avanzando”

Albert Einstein

El fútbol americano es un deporte rudo y para rudos. Bajo la premisa de que si te caes, te levantas y sigues luchando. No hay más. 

Para algunos podría sonar cruel y despiadado, pero para un jugador de fútbol americano es el pan de todos los días. Se aprende y se trae hasta la medula, es una voz interna que te empuja, te avienta, no te deja caer, al contrario, te jala a seguir avanzando. Es un modo de vida.

Hoy más que nunca un gladiador nacional necesita escuchar esas voces, de aliento, de exigencia, de ánimo, porque a los 47 años de edad existen tres personas en su vida por las cuales luchar: Su esposa incondicional y dos hijos, uno de 11 y otra de 7 años de edad, su familia directa, además de sus hermanos y parientes cercanos.

Cinco veces seleccionado Puma en la Universidad Nacional Autónoma de México, los mismos cinco años que enfundó el jersey negro y amarillo de los extintos Cóndores. En esa época en la que junto a Águilas Reales y Guerreros Aztecas integraban la selección de la UNAM que enfrentaría a sus acérrimos rivales los Burros Blancos del IPN.

Alberto Miranda Olmedo fue Cóndor de 1991 a 1995. Compartió espacio y tiempo junto a Eduardo González, Ángel Medina, Ricardo´Teco´Sandoval (QEPD), el Bebé Lara, los hermanos Suárez, Gerardo Orellana, Armando Higelín, Marco Ferzuli, Jorge 'Peggy' Torres, Luis Silva, Cruz Elsner y muchos otros Cóndores de antaño.

El Tranky, como también se le conoce porque un día se presentó a entrenar con la playera de su hermano mayor al que la familia le apodaba "el tranquilo". Así se le quedó el apodo hasta la fecha. Se inició en la Juvenil en 1986 con Leones de Villa Olímpica. Al año siguiente se integró con los Tigres del CCH Sur de la UNAM con quienes jugó en 1987 y 88 para después formar parte de los Búfalos de Contaduría de 1989 a 1991, equipo semillero directo de Cóndores.

Por su fortaleza física fue Puma de cinco años, y se tiene el registro de haber logrado siete capturas de Quarterback en un sólo juego, esto ante Panteras Negras de la UAM-Iztapalapa duelo que terminaron perdiendo 7-6 en 1992.

El Tranky Miranda desde su época de jugador se dedicó a entrenar y formar jugadores. Especial cariño le tiene el jugador José Miguel Luna Guidimin pues a pesar de padecer sordera total, el coach Miranda lo conminó "vente, tú vas a jugar en Pumas oro" y entonces José Miguel inició una de las carreras más exitosas en la historia de este deporte en México, que lo llevaron a formar parte de la Selección Nacional Senior, el mejor equipo representativo en esa categoría que participó en el Mundial de Austria 2011.

El Coach Tranky formó jugadores en Gamos, en Chapingo, junto con el coach Tadeo de la Garza con quien también participó en Gatos Salvajes de la Autónoma de Querétaro. Estuvo ademas en Frailes del Tepeyac con el HC Luis Silva y fue coach de Liga Mayor con Pumas en 2004 con Arturo Alonso como entrenador en Jefe.

Actualmente se desempeñaba como entrenador del equipo Auténticos Ciudad junto con Pablo Barrón. 

Hoy la vida le puso una gran prueba. Por complicaciones de la diabetes que padece desde hace algunos años, tuvieron que amputarle una pierna hasta arriba de la rodilla. "A partir de ahora viene lo más difícil para él" comenta su hermano Julio César `Choby`Miranda "porque viene un cambio de 180 grados en su vida cotidiana, y por ello necesita echarle ganas".

Y comenta al respecto. "La familia del fútbol americano es muy unida, gracias a Dios todos los amigos lo apoyan, le escriben o le llaman por teléfono. Se demuestra que hay mucha gente que lo quiere y lo estima, más que nada muchos niños que hemos coacheado y que ahora ya son adultos a los que se les inculco esa filosofía que enseña el fútbol americano. Por eso agradecemos por contar con esa clase de amistades que están tanto en las buenas como en las malas".

Y se dirige a su hermano. "Simplemente que le eche ganas, que valore la vida que todavía tiene, que luche por sus hijos para que los vea crecer y estar a su lado en esta nueva etapa".

E invita a todos sus amigos a que a través del Facebook puedan alentar al Tranky Miranda, ahora que necesita mucho apoyo:

Facebook/Alberto Miranda Olmedo