Logotipo receptor.com.mx Futból AmericanoPodcast - Receptor Radio - Escúchalo aquí

Jueves, 23.Noviembre.2017

Inicio > NFL > Paridad total, espectáculo asegurado

Paridad total, espectáculo asegurado

Receptor. Aún luego de perder el invicto en la semana seis, Kansas City  llegó a Oakland como uno de los mejores equipos de la liga, y en jueves por la noche, jugaron como tal, pero la paridad de la NFL está al máximo, y los Raiders, una de las tempranas decepciones de 2017, usaron un Touchdown sin tiempo en el reloj para alzarse con la victoria por la mínima, 31-30.

Viernes, 20 de Octubre de 2017 a las 11:53 hrs.

Paridad total, espectáculo asegurado

Alberto García Ramos

Cuando se programan los juegos en horario estelar, se espera el espectáculo. ¿Raiders y Chiefs, dos equipos de playoff en 2016, en jueves por la noche para arrancar la semana 7? 

Dicho espectáculo no se vio afectado por el hecho de que los Raiders sumaron 4 derrotas en fila antes del encuentro, y le propinaron a Kansas City apenas su segunda derrota de 2017.

Los Jefes llegaban a Oakland con una posición hegemónica, ganando los últimos 5 encuentros entre ambos equipos, pero la última victoria de los Malosos vino también en Oakland, también en jueves por la noche, pero en 2014.

Los ánimos entre ambos equipos son calientes, y en el segundo cuarto, Marshawn Lynch fue expulsado en una riña por empujar a un oficial.

Sin embargo, luego de 4 semanas de hiato, parece que la ofensiva de Derek Carr por fin despertó, especialmente el receptor Amari Cooper, que estaba promediando 24 yardas por juego. Ayer, Cooper se convirtió en el primer receptor de los Raiders en 52 años en registrar más de 200 yardas en un juego, terminando con 210 en 11 recepciones y 2 Touchdowns.

Sin embargo, Derek Carr (417 yardas, 3 TDs), comandó las tropas negro y plata, y Michael Crabtree se convirtió en el héroe de la velada. 

Con 1:27 en el cuarto cuarto, los Raiders desde su yarda 20 enfrentando 2a y 20 y abajo 30-24 en el marcador, Derek Carr lideró su décimo segundo regreso viniendo de atrás en el cuarto período desde 2015, la mayor cantidad para un QB en ese tiempo.

Un pase de 41 yardas a Cooper puso la bola en el terreno de Kansas. Tres jugadas después, enfrentando 4a y 11 desde la 41, Carr lo volvió a hacer, conectando con Jared Cook para el primero y diez. 

La secuencia para terminar el juego probablemente será recordada por mucho tiempo. 

En tercera y diez desde la 29, Carr repitió la dosis con Cook, quien hizo la recepción y cayendo en su espalda, se metió a las diagonales. La revisión lo anuló, dejando la bola en la yarda 1, y por regla, se le restaron 10 segundos al reloj, dejando solo 8.

Carr conectó con Crabtree en las diagonales, pero le marcaron interferencia de pase al receptor, echándolos 10 para atrás, y con solo 3 segundos en el reloj. 

Jugada siguiente parecía que se acababa el juego. Carr intentó con Cook pero lo voló. Sin embargo, un holding defensivo le dio vida a los Raiders con el reloj en 00:00.

Jugada sin tiempo, Derek Carr conecta con Cordarrelle Patterson, quien pisa fuera y es incompleto, pero otro holding de la defensiva le da aún más vida a Oakland; fueron dos jugadas sin tiempo para los Raiders.

Finalmente, Crabtree puso el juego a descansar. Una recepción limpia, en la esquina de las diagonales del veterano receptor terminó la locura en Oakland. Tres aparentes touchdowns, pero el que lo finiquitó, fue para Crabtree. Con el extra de Giorgio Tavecchio bueno, los Raiders consumaron la victoria, 31-30.

Kansas City y su ofensiva se vieron como lo han hecho en 2017, poderosos, dinámicos y versátiles. Alex Smith terminó con 342 yardas y 3 Touchdowns, mientras que el novato sensacional Kareem Hunt terminó con 117 yardas totales, y Tyreek Hill con 125 vía recepción. 

Sin embargo, la esencia de la NFL radica en su interminable paridad. Viniendo de cuatro derrotas consecutivas, Oakland necesitaba ganar o ganar para mantenerse con pulso en el AFC Oeste. Kansas City no conocía la derrota contra Oakland desde 2014, y como uno de los equipos más calientes de 2017, la lógica decía que ayer, Kansas City ganaba. 

 

Pero Oakland, Derek Carr y los Raiders se impusieron a la lógica. Uno de los mejores jueves por la noche de la historia confirma el hecho que en cualquier partido, cualquiera puede ganar.