Logotipo receptor.com.mx Futból AmericanoPodcast - Receptor Radio - Escúchalo aquí

Lunes, 11.Diciembre.2017

Inicio > NCAA > Clemson, de miedo

Clemson, de miedo

Receptor. Para verse bien hay que medirse con los grandes. Clemson ligó su segunda victoria de la temporada, y en su primer año sin el QB Deshaun Watson, la nueva cara del equipo son los frontales defensivos, que hoy abrumaron por completo a un equipo de Auburn que nunca logró agarrar ritmo. 

Domingo, 10 de Septiembre de 2017 a las 01:06 hrs.

Clemson, de miedo

Alberto García Ramos

Las últimas temporadas, Clemson llegó a donde su ex-QB Deshaun Watson los llevó. En 2015 y 2016, la fortaleza de los Tigers radicaba en el brazo y las decisiones que tomara el ataque.

2017 es un nuevo año, y sin Watson, la defensiva ha tomado la batuta del equipo. Más específicamente, la línea defensiva.

Hoy, en duelo de Tigers, los frontales del #3 de la nación hostigaron al Quarterback de Auburn, #13, de tal manera que lo capturaron en 11 ocasiones, sólo 1 debajo del récord de la universidad de Clemson.

Pobre Jarrett Stidham, en especial va a delirar con Austin Bryant, ala defensiva que terminó con 4 de las capturas sobre Stidham. Y es que la línea defensiva fue tan demoledora, que los Auburn Tigers nunca lograron entrar en ritmo. Ni el QB, ni Kamryn Pettyway, uno de los corredores más temidos del SEC pero que el sábado solo logró 74 yardas, promediando 3.4 yardas por acarreo.

El sucesor de Deshaun Watson en los controles de Clemson es Kelly Bryant. Si algo de su juego es mejor que el de Watson, es su habilidad natural para correr. 

La defensiva de Auburn se vio como es, férrea, difícil de penetrar. Pero fueron dos series las que Kelly Bryant logró montar para la ofensiva de Clemson, una de 88 yardas y otra de 79, y fueron más que suficientes para la victoria, 14-6.

Bryant terminó en las diagonales por vía terrestre para capitalizar ambas series. La primera, para finalizar el segundo cuarto, y la segunda, para abrir el tercero, demostraron que si bien Bryant no es el gran pasador que fuera Watson, el arma de doble filo fue efectiva para sacar la victoria en casa.

Pero el mensaje que los otros equipos deberán reconocer es claro: la defensiva es a lo que ahora hay que tenerle miedo. No sólo es Austin Bryant, es Christian Wilkins, Dexter Lawrence y Clelin Ferrell que son posiblemente la mejor línea defensiva de la nación. Es una unidad defensiva que permitió 117 yardas totales. Sí, totales. 

 

Para que Clemson siga demostrando su impenetrabilidad, no podría haber mejor reto que visitar al Heisman reinante, Lamar Jackson. Clemson contra Louisville, el próximo sábado.