Logotipo receptor.com.mx Futból AmericanoPodcast - Receptor Radio - Escúchalo aquí

Lunes, 11.Diciembre.2017

Inicio > NCAA > Levantan telón colegial

Levantan telón colegial

Receptor. Ya es totalmente palpable. Se jugó la llamada "semana cero", donde sólo hubo 5 partidos, pero este jueves regresa de lleno el mejor fútbol americano universitario de los Estados Unidos. Desde el cambio de milenio, doce equipos han proclamado el campeonato nacional, sin embargo, en los últimos 8 años, Alabama ha capturado 4 títulos. ¿Qué depara a la naciente temporada?

Se levanta el telón colegial

Miércoles 30 de agosto de 2017, 21:26 horas

Alberto García Ramos

El primer lustro de los 2000 le perteneció a USC; el segundo, a los Florida Gators. ¿Esta segunda década? El mandamás ha sido Alabama, y 2017 no parece ser el año que por fin dejen de lucir como una de las dinastías más poderosas en la historia del fútbol americano colegial.

Capturando cuatro de los últimos ocho campeonatos, Alabama es año con año, el titán que todos buscan derrumbar. Fue en 2007 que Nick Saban llegó al Crimson Tide como Head Coach, y desde entonces, resurgió la superpotencia que el legendario coach Bear Bryant forjara en las décadas de los 60 y 70. 

Sin embargo, al principio del nuevo milenio, fue USC quien parecía imbatible. El coach Pete Carroll los llevó a dos campeonatos nacionales, y si no es porque Texas tenía a Vince Young, los Trojans hubieran capturado 3 en fila. Ésta es la lista de los campeones nacionales desde el 2000: 

Año Equipo Campeonato
2000 Oklahoma Bowl Championship Series (BCS)
2001 Miami BCS
2002 Ohio State BCS
2003 LSU BCS
2003  USC Associated Press (AP)
2004 USC BCS
2005 Texas BCS
2006 Florida BCS
2007 LSU BCS
2008 Florida BCS
2009 Alabama BCS
2010 Auburn BCS
2011 Alabama BCS
2012 Alabama BCS
2013 Florida State BCS
2014 Ohio State College Football Playoff (CFP)
2015 Alabama CFP
2016 Clemson CFP

 

Del 2006 al 2012, la conferencia del Sureste (SEC) dominó el mundo del College Football. En un plazo de siete años, Florida (2), LSU (1)  Alabama (3) y Auburn (1) se coronaron campeones de la División 1. Sin embargo, en 2013, el último año en que el sistema de computadoras BCS definían a los equipos que jugaban el campeonato nacional, Florida State derrotó a Auburn, y terminó con el reinado de terror de la SEC. 

Para inaugurar los playoffs, en 2014, los Ohio State Buckeyes fueron del cuarto sembrado a campeón nacional, siendo el primer indiscutible #1 en la historia del máximo circuito universitario, o al menos, el primero en tener que pasar por semifinal y final para llamarse campeón.

La temporada presente será la cuarta que defina al flamante campeón bajo este formato de semifinales nacionales, y razones abundan para pensar que Alabama llegará a sus cuartos playoffs consecutivos. 

El Crimson Tide fue #1 durante 899 minutos y 59 segundos de 900 minutos de juego que disputaron en 2016. Ese único, último segundo, fue el touchdown que Clemson concretó para robarle la corona al Crimson Tide, el pasado 9 de enero. 

Nick Saban pudo haber guiado al primer equipo en quedar 15-0 en la historia. Ahora, casi 7 meses después, inicia la revancha, o el regreso a la cima, de un equipo físico, dominante, castigador, defensivamente impecable, ofensivamente evolutivo. 

¿La semana 1? Nada de flanes. La temporada arranca contra el #3 de la nación, los Florida State Seminoles. Alabama y Florida State estrenarán el estadio Mercedes Benz de Atlanta, y sin importar el resultado, podrían verse las caras el segundo lunes de enero del 2018, sí, en el mismo estadio, para definir al campeón nacional.

Ambos equipos poseen un perímetro en el que no vuelan ni las moscas. Minkah Fitzpatrick del Crimson Tide y Derwin James de los Seminoles podrían terminar el año siendo indiscutibles All-America, por lo que el sábado no tendrán margen de error si quieren demostrar, desde el primer fin de semana, quién está mejor preparado.

¿Más contendientes? Ohio State, por un lado, es el equipo que, dejando de lado a Alabama, ha tenido el mejor reclutamiento de la nación desde que Urban Meyer llegó a Columbus, Ohio. Y es por eso que año tras año, los Buckeyes siguen siendo contendientes. El College Football tiene su base en el reclutador, y nombres como lo son Meyer, Saban o Jimbo Fisher (Coach de FSU) se han consolidado como los mejores para atraer a los jóvenes prospectos preparatorianos.

Es por eso que, aún luego de recibir una humillante derrota 31-0 en la semifinal nacional contra Clemson, aún luego de perder tres miembros de la defensiva secundaria en la primera ronda del NFL Draft, los Buckeyes son favoritos para ganar el Big Ten, y para meterse a sus terceros playoffs en cuatro años. La línea defensiva ahora será el fuerte, comandada por Tyquan Lewis y Nick Bosa. En los controles, JT Barrett entra a su quinto año con un dominio de la ofensiva impecable.

Otro de los nombres que de sólo escucharlo impone respeto: USC. Desde que en 2009 fueran azotados por sanciones de la NCAA, cayeron a la irrelevancia. Pero la irrelevancia y los Trojans no podían estar juntos más de 7 años. Ahora, bajo el brazo de Sam Darnold, USC está listo para volver a medirse donde corresponde, con los pesos pesados.

Darnold es el siguiente chico maravilla que jugará en el Coliseo de Los Angeles. El quarterback de tercer año fue nombrado titular en 2016 cuando el equipo estaba con marca de 1-2, y luego de perder en su primer juego, comando al Sur de California a nueve victorias consecutivas, llevándose al eventual semifinalista nacional Washington en el camino, y capturando el Rose Bowl.

El joven mariscal ya está en el menú de los favoritos para el Draft de la NFL del próximo año, pero primero, en Los Angeles quieren que sea el cohete que los impulse de regreso a escalas titánicas. Apostar contra Darnold sería inadecuado, es por eso que los favoritos a ganar el Pac-12 también son favoritos a meterse a las semifinales.

En ese orden, Alabama, Florida State, Ohio State y USC son los favoritos de receptor.com.mx a colarse a las semifinales nacionales de esta temporada. El juego de este sabado, entre el Crimson Tide y Florida State, podrá ser un adelanto de quién es quién dentro de esta temporada. El derrotado no quedará al margen del comité; si se encargan de dominar sus conferencias, como están proyectados, una derrota frente a uno de los mejores de la nación no será suficiente para sacarlos de la contienda. 

Pero por fin, luego de 7 meses, se terminó la época de especulaciones. Que venga, ahora sí, el College Football.