Logotipo receptor.com.mx Futból AmericanoPodcast - Receptor Radio - Escúchalo aquí

, 23.Agosto.2017

Inicio > NCAA > Dominación, merecida #FiestaBowl

Dominación, merecida #FiestaBowl

Receptor. Nunca estuvo cerrado. Ohio State tuvo tres oportunidades de capitalizar en la primera mitad y se quedaron en cero. Pero no solo los primeros 30 minutos, todo el juego. Es la primera vez en la carrera de Urban Meyer que su equipo falla en anotar. Clemson se ganó su lugar en los playoffs, ganó su conferencia, y ahora, se ganó su oportunidad de vengar la derrota, hace un año. 

Dominación, merecida #FiestaBowl

Alberto García Ramos

La primera mitad se caracterizó por las oportunidades que tuvo Ohio State, y la manera en que no capitalizó las dichas.

Mientras que el #3 Ohio State Buckeyes abrió el Fiesta Bowl, la segunda semifinal de la jornada decembrina, con un tres y fuera, desde la primera serie ofensiva del #2 Clemson se presentó el primer error del encuentro.

Deshaun Watson, uno de los mejores QB's de los últimos tiempos pero también uno de los más interceptados, tuvo un robo de balón a manos del profundo Gareon Conley. En su segunda serie ofensiva, los Buckeyes empezaron desde la yarda 33 de Clemson.

Aquí fue donde empezó la dominación de las trincheras de los Tigers, que jugaran el juego de campeonato en enero de este año en ese mismo estadio, el University of Phoenix Stadium, en Arizona.

En tres jugadas los Buckeyes consiguieron tres yardas, y conformándose con un intento de gol de campo, éste fue fallido. Cero y va una.

Clemson, con Watson más concentrado, logró una serie de 42 yardas que culminó con tres puntos que sí son buenos para los Tigers. Se abría el marcador temprano en el primer cuarto.

Inmediatamente en el regreso de Kickoff, Parris Campbell puso el balón hasta la yarda 42 de los Tigers, representando la segunda vez en fila que los Buckeyes empezaban del lado contrario del campo.

Por segunda vez en fila, la serie terminó en un gol de campo fallido. Parecía que el marsical de campo JT Barrett empezaba a sentir el ritmo del juego, pero Curtis Samuel perdió ocho yardas en primera oportunidad, y convertir segunda y tercera y 18 fue una tarea difícil para Ohio State. Tyler Durbin falló su segundo gol de campo en la noche. Cero y van dos.

Una vez más, Clemson respondió la falla de Ohio State con puntos en el marcador, pero esta vez, con una anotación de siete puntos. La combinación de Deshaun Watson en el aire y Wayne Gallman por tierra produjo una serie de 10 jugadas, setenta yardas y un touchdown terrestre de Watson caminando. Clemson se subió 10-0.

Tres series después, Ohio State volvió a accionar a la defensiva. Malik Hooker le hizo la segunda intercepción del día a Deshaun Watson, pero los Buckeyes, 17 yardas después, volvieron a despejar. Cero y van tres en el primer medio. 

En los últimos dos minutos del segundo cuarto, Watson se volvió a hacer presente en las diagonales, ahora por la vía aérea. Conectó en un pase de 30 yardas con CJ Fuller, y Clemson se alejaba aún más.

17-0 pudo haber sido más dispar durante el primer medio. Ni con los aciertos de la defensiva y equipos especiales Ohio State se pudo poner en la pizarra.

Las trincheras estaban dominando el juego. Línea ofensiva y defensiva de Clemson tenían completamente neutralizado al equipo del norte, y ellos últimos treinta minutos terminaron por concretar este dominio. 

Nada le salía bien a Ohio State, que ya abajo 24-0, intentaba anotar por primera vez en el marcador, y JT Barrett lanzó a la anotación, solo para ser interceptado, y que Van Smith regresó 86 yardas. Casi todo el campo, una carrera de Touchdown de Wayne Gallman sucedió la jugada de Smith. 

El 31-0 y la intercepción fue el reflejo del partido.

Un equipo, campeón de su conferencia, venció a la competencia, y aún así estaba desfavorecido para esta semifinal.

El otro, perdió contra el eventual campeón de su conferencia, ni siquiera participaron en el juego de campeonato, y el prestigio y el nombre de la conferencia fue primordialmente lo que los favoreció para llegar a las semifinales. Sin pensarlo, Ohio State tenía un lugar asegurado. 

Hoy, dominados completamente por Clemson. Es la primera vez en 253 juegos que Ohio State no anota un solo punto, así como la primera vez en la carrera de 194 juegos del Coach Urban Meyer que su equipo se queda con 0 en el marcador. 

En la final están los equipos que tienen que estar, los que se han ganado su lugar. Clemson y Alabama se medirán en Tampa Bay el 9 de enero del 2017, luego de enfrentarse en Arizona el 11 de enero del 2016. 

Desde que existe un campeonato nacional (1998), es la primera vez que los mismos dos equipos jugarán en ocasiones consecutivas. 

Están los que tienen estar. Deshaun Watson y Clemson, por la revancha.