Logotipo receptor.com.mx Futból AmericanoPodcast - Receptor Radio - Escúchalo aquí

Jueves, 29.Junio.2017

Inicio > NCAA > Bienvenidos sean los playoffs

Bienvenidos sean los playoffs

Receptor. No realmente, apenas estamos entrando a la semana cinco del College Football. Sin embargo, hay tres juegos entre equipos del Top 10, y octubre ya es hora de vivir o morir para estas escuadras. Louisville-Clemson es el encuentro que acapara la mayoría de los reflectores, pero Michigan-Wisconsin, y Washington-Stanford le empezarán a dar forma al currículum de los verdaderos contendientes rumbo a las semifinales.

Jueves, 29 de Septiembre de 2016 a las 21:04 hrs.

92401250

Alberto García Ramos

Estamos entrando a la quinta de doce semanas de temporada regular en el fútbol americano colegial de los Estados Unidos, y las emociones, que no faltan desde la primera jornada, sin duda se harán presentes desde este viernes.

Hay tres juegos entre equipos actualmente clasificados dentro de los mejores diez, y estos tres juegos, siendo ya competencia dentro de sus respectivas conferencias, revelarán quiénes empiezan a ser los verdaderos contendientes y quiénes son pretendientes.

El juego con más atractivo se jugará en Clemson, South Carolina, el sábado a las 7 p.m., cuando los Louisville Cardinals, #3, visiten la casa de los Tigers, rankeados como el #5. 

Este encuentro tendrá el choque de probablemente los dos quarterbacks más electrizantes del College Football, pero sin duda alguna, el mariscal de campo de Louisville se está llevando todas las miradas. Lamar Jackson, jugador de segundo año, está teniendo un inicio de temporada histórico, ya que luego de 4 partidos de su equipo, él ha sido responsable de 25 touchdowns, trece por aire y doce por tierra. Así es, 25 en cuatro encuentros.

Para poner un poco de contexto, el último mariscal de campo en ganar el Heisman, Marcus Mariota de Oregon, totalizó 57 anotaciones en 15 encuentros. Lamar Jackson se está acercando a la mitad de esa cifra, en menos de un tercio de los encuentros que disputó Mariota.  

Es fácil decir que los Cardinals no han enfrentado un buen oponente, pero apenas hace dos semanas, demolieron por completo al entonces #3 de la nación, los Seminoles de Florida State, por marcador de 63-24. Jackson (en foto) tuvo 5 anotaciones, y los Cardinals se pusieron en los reflectores nacionales.

Sin embargo, al medirse a Clemson, se miden al subcampeón de 2015, y el marsical de estos Tigers, quedó tercero en las votaciones del Heisman ese mismo año. Deshaun Watson es un arma letal también por tierra y por aire, y desde la temporada pasada, el prospecto favorito de los scouts de la NFL. Los Tigers han tenido un arranque flojo, y aunque invictos, bajaron del #2 al #5, pero la ventaja que les da jugar en su estadio será un toque de más adversidad para Louisville, que recibió a Florida State.

Ambos miembros de la conferencia ACC, y con la brutal derrota de los Seminoles, este puede ser el partido definitorio si es que la conferencia aspira a tener un representante en las semifinales. Los Tigers ya estuvieron el año pasado, pero los Cardinals pueden convertirse en pleno favorito de vencer de visita a Clemson.

En Ann Arbor, Michigan, los Wolverines, actualmente el #4, recibe la visita de los Wisconsin Badgers, también el sábado, a las 2:30 p.m. Clasificados como el #8, los Badgers han venido de menos a más, y en tan sólo un mes fueron de estar alejados del Top 25, a dentro de los diez mejores, jugando nada más que con una defensiva férrea, y un ataque terrestre imponente.

Michigan por su parte, empezó como uno de los favoritos en la pretemporada, y hasta ahora no han defraudado; es cierto que sus primeros cuatro juegos no han sido de mayor nivel, sin embargo, se han encargado de dominar. Marcadores aplastantes ante Colorado y Penn State, pero Wisconsin es su primer gran adversario en la era del head coach Jim Harbaugh.

Uno de los más polémicos, pero sin duda uno de los más exitosos. Aunque carece todavía de un campeonato, pero en 2007 llegó a Stanford para regresar ese programa de la irrelevancia nacional, a apariciones constantes en el Rose Bowl. En 2011 llegó a los San Francisco 49ers para guiarlos a su primer aparición en un Super Bowl en 18 años. Y en 2015 regresó a Michigan, su alma mater, y Universidad que se mantuvo en la irrelevancia nacional desde que Tom Brady salió en 2000. Después de sólo una temporada, Michigan ya sueña con llegar a playoffs, e inclusive destronar al mítico favorito Ohio State, pero antes de ver más adelante, su primer gran contrincante de la conferencia Big 10 serán los Wisconsin Badgers.

Hablando de Stanford, actualmente el #7, ellos también son parte de esta importantísima cartelera, ya que el viernes viajarán a Seattle, Washington, para enfrentarse a los Washington Huskies, el décimo mejor equipo.

Con el declive de los Oregon Ducks, así como las dificultades de USC y UCLA para alcanzar sus expectativas, parece ser que entre el Stanford Cardinal y los Huskies saldrá el posible representante del Oeste de los Estados Unidos en las semifinales.

Stanford se quedó corto en 2015, clasificados como el #5 y como premio de consolación les dieron un viaje al Tazón de las Rosas, viaje que para nada desperdiciaron, y vapulearon 45-16 a los Iowa Hawkeyes. Dadas las derrotas de Michigan State (38-0 vs Alabama) y Oklahoma (37-17 vs Clemson), uno se pregunta cómo hubiera sido la aparición de Stanford en las semifinales.

Tienen como arma preferida al jugador más prolífico en la historia del deporte universitario. Christian McCaffrey, corredor de tercer año, consiguió poco más de 3,500 yardas totales en 2015, y para 2016 no ha quitado el pie del acelerador, pero los Huskies son la primera gran defensiva a la que intentará desmantelar desde que enfrentó a Iowa.

Como Michigan, Washington fue uno de los favoritos en pretemporada, y tampoco han defraudado en lo que va de su suave calendario. El alza de este equipo se esperaba luego de que en 2015 llegará Chris Petersen, flamante ex-head coach de Boise State, el tercer equipo más ganador en la historia del deporte, y aunque cuentan con una trayectoria muy joven y compiten en las conferencias "débiles", Petersen fue el comandante de todas esas victorias, muchas de ellas frente a equipos de las conferencias "fuertes".

Ante equipos inferiores, los Huskies se han visto como una máquina bien afinada y carburada, pero el sello del equipo es la defensiva. En cuatro encuentros, tienen 13 robos de balón, la mejor cifra en la nación. 

El viernes en la noche se reconocerá quién es el gallo en el Pac-12, que luego de quedarse como subcampeón nacional en 2014 (Oregon) y ni siquiera participar en las semifinales en 2015, quieren mandar el mensaje que sus equipos están hechos para cosas grandes.

Aún no es diciembre pero ya empezó la temporada de cacería en el College Football, se trata de vivir o morir cada semana. Como aficionados, no se puede quejar uno de tener tres enfrentamientos entre equipos del Top 10 en un transcurso de 24 horas.

Es en estos encuentros donde los verdaderos aspirantes demuestran en el emparrillado ese calibre. Louisville, Clemson, Stanford, Washington, Michigan y Wisconsin lo harán en la jornada cinco.