Logotipo receptor.com.mx Futból AmericanoPodcast - Receptor Radio - Escúchalo aquí

Martes, 22.Agosto.2017

Inicio > Masters > Simulación y farsa detrás de la Universiada

Simulación y farsa detrás de la Universiada

Receptor. Uno de los grandes problemas sociales en México es la simulación de algunos personajes que toman decisiones hacia un grupo. Lo hacen con la intención de manipular la realidad en beneficio personal. Tal es el caso del reciente Campeonato Mundial Universitario que se llevó a cabo en la ciudad de Monterrey. El equipo mexicano, ahora se sabe, venció a una escuadra de Estados Unidos integrada por jugadores universitarios de divisiones inferiores y los que anunciaron como representantes de Divisón I, no lo eran. El equipo de Estados Unidos fue un fiasco, y las autoridades mexicanas lo sabían y lo ocultaron. Simularon un torneo mundial que engañó a muchos. Los seleccionados merecen una disculpa porque fueron burlados, nunca supieron que el rival era muy inferior a las expectativas, y que el tan sonado triunfo olía a descomposición que encabezaron las autoridades de Conadeip y el Tec de Monterrey. Muchos otros como la FMFA y algunos medios de comunicación participaron en este enredó. ¿Vale la pena un campeonato que sabe a mentira?

Domingo, 19 de Junio de 2016 a las 22:54 hrs.

Simulación y engaño detrás de la Universiada

Por Alberto García Ramos y Alberto García Castillo

Hace apenas 9 días, la selección mexicana repitió como campeona de la Universiada de Fútbol Americano, torneo que también ganó en la primera edición de esta justa internacional en 2014 en la ciudad de Uppsala, Suecia, año en que por cierto Estados Unidos no participó. El pasado 11 de junio México se coronó luego de vencer a la escuadra norteamericana 35-7, conjunto que presuntamente contaba con jugadores pertenecientes a Universidades de primer nivel tales como Arkansas, Duke y Oklahoma State, así como múltiples escuelas de la División II, III, y la NAIA, nivel aún menor que el de la NCAA.

Sin embargo, al parecer los jugadores Chad McCone, Dan Casey y Allen Maxime nunca fueron  jugadores de los Arkansas Razorbacks, Duke Blue Devils ni los Oklahoma State Cowboys, respectivamente, como el roster oficial del equipo lo destacaba.

Los usuarios bakonydraco y SometimesY de la red social www.reddit.com se dieron a la tarea de investigar la verdadera procedencia de estos tres jugadores, y fueron ellos quienes empezaron a desenterrar la verdad sobre una dudosa actuación de los Estados Unidos en el World University Championship (WUC, Campeonato Mundial Universitario por sus siglas en inglés).

Allen Maxime, enlistado como linebacker de los Oklahoma State Cowboys, en realidad es un jugador perteneciente a los Oklahoma Panhandle State Aggies, escuela de nivel División II en el fútbol americano colegial

Dan Casey, enlistado como profundo de los Duke Blue Devils, es egresado de la Universidad de Davidson, escuela de División I-A, pero nunca jugó para los Blue Devils. Actualmente estudia un posgrado en la Duke Divinity School, pero nunca estudió en Duke University.

Y el caso más curioso de los tres es el del supuesto corredor de los Razorbacks de Arkansas, Chad McCone. Ambos usuarios de reddit no lograron encontrar ninguna relación entre McCone y algún deporte organizado en el estado de Arkansas, sin embargo, encontraron un blog escrito por el propio Chad hablando de su experiencia representando a su país en México. El blog dice así:

“Estoy sirviéndole a la organización Athletes in Action (Atletas en acción), una organización que usa el deporte como un puente para llevar el evangelio. ‘El Evangelio aplicado al deporte, vivido en el deporte, en el lenguaje del deporte’ es su eslogan.”

Al final de su escrito, se lee lo siguiente:

“Dios está trabajando en las vidas de este equipo. Por favor recen para que lo que esté haciendo con nosotros, lo haga con los equipos de China, México, Guatemala, y Japón.”

Las referencias al Evangelio llevaron a los usuarios de reddit a indagar más sobre el coach del equipo, Kirk Talley, quién es el Head Coach de la Universidad de Northwestern en Minnesota, una universidad cristiana de División 3. Talley también tiene un blog en el que describe casi diariamente la experiencia de viajar a México para la Universiada bajo la tutela de AIA (Athletes in Action). En su primera entrada, Talley describe lo difícil que fue perder varios jugadores de su roster, dos semanas antes de hacer el viaje a México, pero agradece a Dios que lograron reemplazarlos.

Con los testimonios de McCone y Talley, es suficiente para darse cuenta que AIA fue la encargada de armar la selección “nacional” de los Estados Unidos, pero es difícil creerlo.

USA Football ha sido la organización responsable de las representaciones internacionales de los norteamericanos en contiendas anteriores, como los mundiales Seniors, y los Under 19, así como mundiales de mujeres y Flag Football. En la página de USAFootball.com, jamás se mencionó la participación de Estados Unidos en el World Univesrity Champinship; no se reportó ningún resultado de los Estados Unidos en las redes sociales de USA Football, por lo que al parecer, ellos ni siquiera se enteraron de la Universiada en la que participó una selección de Estados Unidos.

Athletes In Action se describen como una organización “con la misión de construir movimientos espirituales mediante la plataforma del deporte, para que todos conozcan a alguien que en verdad sigue a Jesús.”

Prácticamente cualquiera puede solicitar ser parte de Athletes in Action, que en su página principal de fútbol americano se lee lo siguiente:

“Nuestro sueño es enlazarnos internacionalmente para ver estas relaciones como vidas transformadas por haber conocido a Jesucristo. Atletas y entrenadores tienen el potencial de influir a millones de personas. El deporte domina el entretenimiento global, haciéndolo uno de los medios más poderosos para la comunicación en el mundo. […] En AIA Football, buscamos una cultura que exponga a los jugadores y entrenadores a un nuevo estándar de crecimiento personal y competitividad aplicando principios bíblicos al deporte.”

Luego de que los autores del blog en reddit crearan un perfil falso para poder ser participantes en AIA, revelaron que las preguntas prácticamente no tienen que ver nada con el deporte; por el contrario, enfatizan en la religión, con preguntas como “¿Has puesto tu fé  en Jesucristo?”. “¿Estás involucrado en la iglesia en casa o escuela?”, “Un distintivo de participar en la AIA es estudios bíblicos grupales, donde te enseñaremos cómo estudiar la biblia, cómo comunicar tu fé, y otras habilidades para la vida diaria. ¿Estás dispuesto a participar en este proceso?”

La AIA estaba tan comprometida con la representación de EU en la Universiada, que inclusive generaron folletos digitales para formar parte del proyecto, sin la USAFootball involucrada para nada. En la página de la AIA, el viaje a México se detalla por completo; los entrenamientos, los encuentros con China y Guatemala, y la misión principal, hablar sobre el evangelio.

Pero, ¿por qué la AIA? ¿cómo se acercaron a la FISA, la organizadora de la Universiada? ¿Por qué no tomó responsabilidad USAFootball como en todos los eventos internacionales?

En la misma página de la AIA, Clint Mahan parece ser un personaje importante en el desarrollo de Athletes in Action rumbo a la Universiada, ya que él menciona lo siguiente:

“Nos enteramos de la Universiada que se jugó en Suecia en 2014,y fuimos muy agradecidos que el comité organizador se nos acercara para reclutar y dirigir al equipo norteamericano en la siguiente edición, Junio del 2016 en Monterrey, México, y esperamos, muchas más ocasiones en el futuro.”

La entrevista no revela más detalles acerca de la posición de la AIA; sin embargo, el Head Coach, en su último post del blog “Un viaje con AIA Football”, agradece a un gran número de personas que describe, los apoyaron para llevar acabo el evento, el primero de ellos, Clint Mahan:
“Gracias Clint! Tú hablaste con nuestro equipo [Northwestern MN] en octubre y aunque ninguno de nuestros jugadores participaron, tus rezos y liderazgo me llevaron a ser uno de los coaches”.

En la misma entrada, el Coach de la selección de México, Horacio García agradece a gente en Monterrey:

“A Oscar López y toda la demás gente en México y el Tecnológico de Monterrey que nos hayan ayudado de cualquier forma. Hay muchos de ustedes y no quiero olvidar a alguno. Nos sirvieron bien y estamos agradecidos. ¡Muchas gracias!”

La evidencia parece ser clara que la selección que “representó” a los Estados Unidos, tenía como prioridad establecer la palabra de Jesucristo en los demás, y no dar un papel digno en el torneo, como el resto de los participantes hubiera esperado.

Esta situación abre muchos cuestionamientos: ¿Vale la pena enfrentar a un equipo de Estados Unidos que no tiene el aval de las autoridades encargadas de las selecciones nacionales en ese país?, ¿las autoridades de Conadeip y del Tec de Monterrey sabían de el origen de los seleccionados de Estados Unidos y solaparon esa escuadra, con pleno conocimiento de que no era un representativo de nivel para un torneo que busca trascender? ¿Por Qué Oscar López, responsable de toda la organización en México de esta segunda edición de la Universiada Mundial permitió que el equipo de Estados Unidos falseara información de los supuestos jugadores División I que estaban en el roster? O fue ingenuo o actuó con dolo, pero de las dos formas tiene responsabilidad moral y ética.

En el primero torneo del 2014 en Uppsala Suecia, México quedó campéon en un torneo donde no participaron Estados Unidos, Canadá, Alemania, Austria, Francia, equipos con el mayor desarrollo del deporte en el mundo.

Ahora participan Japón y Estados Unidos, pero este último con una selección dudosa, que no representa el verdadero nivel de competencia de ese país.

Tal parece que el afán por lograr "Campeonatos Mundiales" conlleva pisotear la inteligencia de jugadores y aficionados, que lo único que esperarían en un deporte como el fútbol americano es enfrentar a lo mejor del mundo en este nivel y no a unos simuladores.

Luego de la victoria 35-7 sobre Estados Unidos, muchos aficionados se preguntaron contra qué nivel de Estados Unidos jugaron los seleccionados nacionales. Algunas personas no saben que en este tipo de competencias no participan los primeros 25 equipos clasificados a nivel nacional en EU, porque son atletas con los que físicamente los jugadores mexicanos no podrían competir. Por ello, México enfrenta a rivales de la División III y algunos División II. Pero en esta ocasión, Oscar López y la gente de Conadeip vendieron la idea de que venían 5 jugadores División I, lo cual resultó falso en tres de ellos.

Los autores de la investigación del origen de los seleccionados de Estados Unidos aseguran que la victoria fue fantástica para México, y que los seleccionados mexicanos no tienen la culpa que hayan enfrentado a un equipo de EU muy por debajo del nivel que se practica en ese país.

Las selecciones que Estados Unidos envía al torneo Senior y Sub 19 tienen el aval de la USA Football. Ahora sale a la luz pública que el torneo denominado Universiada, al menos en el fútbol americano es una vacilada, con 5 equipos, dos con muy poca expericia como son Guatemala y China, y un equipo de Estados Unidos muy limitado. Los resultados son elocuentes:

Resultados completos    
Japón  72-0 Guatemala
México 74-0 China
Estados Unidos 55-0  China
México 63-0 Guatemala
Estados Unidos 22-14 Japón
China  3-0 Guatemala
México 36-3 Japón
Estados Unidos 61-0 Guatemala
Japón  72-0 China
México 35-7 Estados Unidos

Autoriades de Conadeip, con ese estilo mercadológico que siempre los acompaña, se ufanaron de que México era bi campeón el mundo. Una potencia mundial. ¿Los títulos obtenidos desde la comodidad de un escritorio valen la pena, eso quieren las escuelas privadas, el engaño, la falsedad, la simulación? Sólo esperamos que como país no sean así sus profesionistas, porque entonces de nada sirve tanto dinero que cobran en colegiaturas. 

México campeón del mundo en la Universiada, situación parecida a inflar a la selección de soccer, pura mercadotecnia barata que atenta contra la inteligencia de la opinión pública. La gente ya no se engaña tan fácilmente.