Logotipo receptor.com.mx Futból AmericanoPodcast - Receptor Radio - Escúchalo aquí

Jueves, 23.Noviembre.2017

Inicio > > Campeona Mundial

Campeona Mundial

Receptor. El diario El Universal publica una colaboración especial de la ganadora de medalla de oro en el campeonato Mundial de clavados, Paola Espinosa. "Una de las lecciones que me llevo de Roma es esa que a veces tenemos días malos y otros buenos, que hay que reponerse de un mal resultado". Por su mensaje a todos los deportistas, lo publicamos íntegro.

Domingo, 19 de Julio de 2009 a las 20:44 hrs.

Campeona Mundial

Gracias Ma Jin, una medalla en equipo

Paola Espinosa

ROMA.— No soy muy afecta a escribir, pero lo voy a  hacer, porque hoy es un día muy especial. El conseguir la medalla de oro en el Campeonato Mundial de Roma es un resultado que me llena de alegría. Ver la bandera de México en primer lugar y escuchar el Himno Nacional en un escenario como el Foro Itálico será algo que guardaré por siempre.

Y bueno, estas líneas se las quiero dedicar a mi entrenadora Ma Jin, a mi familia y a todos los que forman parte de mi equipo de trabajo, a mi compañero Rommel, al doc Juan Ávila y a Alejandro Dávalos, mi fisiatra, ya que sin ellos, no hubiera sido posible esta histórica medalla para los clavados y el deporte mexicano.

Hay mucha gente que no se ve y que está ahí realmente al pie del cañón, viendo qué es lo que necesitamos y que muy pocas veces es reconocida, por lo que quiero aprovechar este espacio para decirles que esta medalla no es solamente mía, sino de todo el equipo.

Lo digo muy en serio, su trabajo fue crucial, tanto el de mi entrenadora como del doc y el fisiatra, porque no ha sido un año bueno para mí; después de que enfermé de varicela tuve que trabajar mucho para alcanzar un nivel que me permitiera hacer esta gira, la cual ha necesitado de mucha exigencia, al ser la Universiada y el Mundial, dos competencias seguidas de alto nivel con sólo cinco días de diferencia, lo que me hace sentir cansada y agotada, pero gracias a estas personas, me pude recuperar físicamente y bueno, ya tendré tiempo de vacacionar terminando de tirar mi último clavado aquí en Roma.

Les juro que tirarse de la plataforma de 10 metros no es fácil, haciendo cuentas, si sumamos los clavados en competencia de la Universiada y ahora, son 30 —sólo en plataforma, sin tomar en cuenta el trampolín y los sincronizados— más los que hago diario de entrenamiento… Uy, ya perdí la cuenta, pero la contractura de mis hombros y el dolor de las piernas me dicen que han sido muchos. Tal vez de ahí se justifica el resultado de la preliminar, donde a penitas pasé en el sitio 18, pero el destino me tenía preparada esta medalla y se lo agradezco. Sólo fue un sustito.

Reitero la dedicatoria para mi entrenadora Ma Jin, por todo lo que ha tenido que aguantar y sacrificar estos años, incluso su hijo, quien ha crecido solo en China. Quiero agradecerle a mi familia, amigos y personas que están cerca de mí, al profesor Nelson Vargas, por sus regaños y por traer a Ma Jin a México, a Bernardo de la Garza por estar al pendiente desde que llegó y a todos los que realmente saben lo que hay detrás de este oro.

Para ser sincera, todavía no me cae el veinte, no sabía que muy pocas mujeres en la historia del deporte de México habíamos conseguido una medalla de oro en campeonatos mundiales.

Otra cosa que me sorprendió en la alberca fue cuando escuché las calificaciones de 10, nunca en mi vida las había tenido, ni cuando era juvenil, y para ser sincera, tienen un doble mérito, porque son en los clavados que más me cuestan trabajo.

Una de las lecciones que me llevo de Roma es esa que a veces tenemos días malos y otros buenos, que hay que reponerse de un mal resultado. Vamos por buen camino. He trabajado mucho durante toda mi vida, porque quiero ser campeona olímpica, eso es a lo que aspiro y voy a trabajar para lograrlo, pero si no es así, que la vida sea la que me demuestre que no puedo, pero por mi trabajo no va a ser, eso se los aseguro.