Logotipo receptor.com.mx Futból AmericanoPodcast - Receptor Radio - Escúchalo aquí

Viernes, 24.Noviembre.2017

Inicio > > ¡Gracias Coach!

¡Gracias Coach!

Receptor. En el fútbol americano, el coach, el entrenador, es el guía, el líder, el gurú de los gladiadores. Además de enseñar las técnicas y tácticas del deporte, se empeña en dar cátedra de los valores de este precioso deporte. Hoy bien podría ser el Día del Coach, felicidades a todos ellos.

Martes, 15 de Mayo de 2012 a las 11:09 hrs.

¡Gracias Coach!

Por Alberto García

El fútbol americano es un deporte de valores. Más allá de ganar o perder, el aprendizaje de los valores es sólido, bien cimentado, perpetuo.

Este deporte, no se si otros en particular, supongo que también, enseña muchos valores, estos son algunos:

El hábito del trabajo diario, un jugador no puede descuidarse dos o tres días, pierde condición, fuerza, habilidad y se rezaga de sus demás compañeros. Tiene que entrenar diario, sin falta, para no romper esa dinámica, el cuerpo y la mente se vuelven máquinas del hábito al trabajo constante.

El trabajo en equipo, quizá ningún otro deporte necesite del tabajo tan coordinado y subordinado del esfuerzo en conjunto como el fútbol americano. Cada posición se mueve como una pieza de maquinaria, no funciona bien si un engrane falla, o si un jugador no ejecuta como lo habían planeado. Los gladiadores aprenden que es necesario confiar en el esfuerzo y trabajo de sus compañeros, cuando todos están al mismo nivel y al mismo tiempo, no hay poder que los pueda detener.

Dedicación, los jugadadores aprenden que este deporte por ser de contacto, de alto impacto, hay que prepararse bien, hay que alimentarse lo mejor posible, de manera sana, dejar la comida chatarra y tomar alimentos balanceados para que físicamente puedan resisitir, así como entrenar al máximo de su capacidad para que cada día tenga más fuerza para soportar los golpes. Mentalmente aprenden que el dedicarse al 100% les traerá éxito, no hay otra forma de lograrlo.

Sacrificio, los gladiadores apreden que hay que en ocasiones hay que sacrificar idas al cine, fiestas, reuniones, desveladas, novias, vicios, por estar en plenitud de facultades. Un jugador que no se sacrifica, no destaca. Aprenden que hay que dormir bien, comer bien, entrenar al máximo y hacer post práctica en el gimnasio y en el campo. Esa es la diferencia entre ganar y perder, entre triunfar y quedarse en la orilla.

Segundo esfuerzo, este aprendizaje es original de este deporte, aprender a no rendirse, no renunciar, nunca claudicar, el juego no se acaba hasta que se acaba, y cada jugada se tiene que vivir al máximo hasta que finalice. Empujar más cuando están detenidos, estirarse lo máximo para trapar la bola, correr a todo lo que da por alcanzar al rival, ese segundo esfuerzo es necesario para lograr la hazaña, aplicado en la vida misma, es ese empuje que nos hará diferentes y por supuesto mejores individuos.

Respetar las reglas, es un deporte de brutos que no pueden jugar los brutos. Es quizá el deporte con el mayor número de reglas, castigos e indicaciones de los árbitros. Además es sumanente estricto en el apego al reglamento. No hay manera de poner en duda la decisión de un oficial, no se discute, se acata, es un deporte de hombres donde se lucha también con eso, con llevar el juego limpio en cada jugada a pesar de ser un deporte de rudeza extrema. Eso llevado a la vida misma, hace que los jugadores de fútbol americano sean escupulosos en sus actividades, respetuosos de la ley y el orden.

Respetar al coach, esto es fundamental en un entorno en el que la autoridad pierde su esencia. Este deporte es de luchadores, pero respetuosos. Enseña que cuando habla el coach, todos deben tener una rodilla abajo. Sometidos, porque así es la disciplina. Agachados porque hay un líder al que hay que respetar. Concentrados porque lo que nos indique, de seguro es lo mejor, y así habremos de triunfar. El fútbol americano como la milicia es vertical. Así es el orden, y es un método que ha dado resultado. No hay democracia, no hay participación, se acatan las órdenes, se cumplen, no se cuestionan. Porque no se entiende un ejército de otra manera. No se concibe un equipo de fútbol americano que no este constituído de esa forma. Al que no le parezca, que se vaya a otro deporte.

Esta enseñanza en el fútbol americano se le debe a los coaches, a los entrenadores, a los líderes de los equipos.

Ellos son parte de la esencia de este maravilloso deporte, hoy es día del maestro, hoy bien puede ser su día, son los profesores del americano, coaches inolvidables en la vida de cada gladiador, ¡gracias coach, y felicidades!