Logotipo receptor.com.mx Futból AmericanoPodcast - Receptor Radio - Escúchalo aquí

, 24.Junio.2017

Inicio > > Doña Irma, excepcional aficionada

Doña Irma, excepcional aficionada

Receptor. Entender el fútbol americano no es cosa fácil. Y para las mujeres lo es aún más porque la mayoría de las veces hay que practicarlo. Pero Doña Irma Villa era una excepción. Ella era una concedora a fondo del fútbol. Desde aquí un saludo cariñoso, descanse en paz.

Doña Irma, excepcional aficionada

 

Receptor Redacción

El fútbol americano sin duda es un deporte muy complicado de entender, por la nomenclatura de los jugadores, las jugadas, formaciones, las penalizaciones, estrategias tanto ofensivas como defensivas, y muchos otros elementos.

En Estados Unidos en común ver en los estadios o en la TV como hay incluso mucha mujeres emocionadas por las acciones en el emparrillado.

En México se ve un fenómeno un tanto distinto. Hay muchos hombres que no jugaron y que les cuesta mucho trabajo descifrar el desarrollo del juego. Y para las mujeres es aún más complicado. Esto por una razón: Hay que jugar fútbol durante muchos años para poder entenderlo a fondo.

Sin embargo, también es cierto que hay muchos seguidores en nuestro país que no lo pudieron practicar, pero que son ávidos analizadores del deporte.

Y si se es mujer, el mérito es aún mayor.

Sin duda la señora Irma Villa es líder en este último grupo. A los 75 años ha visto fútbol americano desde los años 50. La época de oro del fútbol americano, aquellos Clásicos Poli-Uni, los Pumas del Tapatío Méndez, la transición a los tres equipos representativos en la UNAM, la gran etapa de los Cóndores, y hasta las últimas temporadas.

Sí, a ella no tienen que rogarle para ir al estadio, al contrario, ella lleva a toda la familia. Sus dos hijas por supuesto que fueron encauzadas a ser porristas de Pumitas, y su último vástago por supuesto que tuvo que integrarse al deporte.

Doña Irma era la encargada de llevarse en su auto a muchos jugadores y porristas. Iba y venía con los niños para llevarlos al campo de entrenamiento.

Era espectacular la manera en que doña Irma analizaba el juego en la tribuna y dirigía porras en los momentos precisos.

Dicen que también no perdonaba los juegos en televisión de la NFL y la NCAA.

Era la esposa, madre y abuelita perfecta para los aficionados al fútbol americano.

Este  viernes 13 de enero falleció por complicaciones post operatorias.

Desde aquí mandamos un cariñoso pésame a sus hijos Irarse, Larisa y Héctor.

A sus nietos Arturo, Renata y André.

La familia del fútbol americano pierde a una extraordinaria aficionada.

Doña Irma seguirá viendo fútbol americano, pero ahora desde la mejor tribuna.

Su legado está establecido. El fútbol americano es el mejor deporte del mundo, y tiene aficionadas de primer nivel, como Doña Irma, en paz descanse.