Logotipo receptor.com.mx Futból AmericanoPodcast - Receptor Radio - Escúchalo aquí

, 16.Agosto.2017

Inicio > Liga Mayor > Vamos Vietnamita peleador

Vamos Vietnamita peleador

Receptor. Alejandro Goyos se debate textualmente entre la vida y la muerte. Sabe que luchará para ganar ese juego, pero es consciente de que puede perder. Pero no tiene miedo, él se autocalifica de ser un hombre fuerte, un hombre de hierrro. Es un Vietnamita peleador, y así enfrenta cualquier enfermedad. Es una historia de vida, historia de un jugador de fútbol americano.

Martes, 23 de Mayo de 2017 a las 21:52 hrs.

Vamos Vietnamita peleador

Por Alberto García Castillo

Alejandro Goyos aparece con su jersey azul de los Patriotas de Nueva Inglaterra, porque no tiene en el Hospital uno azul de los Vietnamitas de la Prepa 9, equipo que lo hace ser cada vez más fuerte.

Tarde o temprano todos deberemos enfrentar una o varias batallas contra la muerte. Es parte inexorable del ciclo de toda muestra de vida en este planeta. Nadie ni nada puede ser inmortal. Nacer, crecer, reproducirnos y morir es el ciclo natural del ser vivo. La última pelea siempre la ganará la muerte, de eso nadie se puede librar.

Hay quienes a los 48 años de edad tienen ese desafío. Pero no por ello deben tener miedo a las consecuencias. Si gana esa batalla, tendrá más tiempo para vivir, pero no por ello puedes evitar más adelante cerrar el circulo de vida. Ese está establecido inevitablemente.

Alejandro Goyos Ledesma lo sabe, y por ello pide que no sientan tristeza por su situación. 

Tal parece que la sociedad impone que a un ser humano que está en riesgo de perder la vida, hay que tenerle compasión, caridad, lástima. Alejandro no quiere eso. Él quiere que le echen porras, que lo animen, que lo ayuden a recordar tantas anécdotas que pasó durante su vida.  Que vean este desafío como él lo esta viendo, como un juego de futbol americano donde si pones toda tu fuerza puedes salir victorioso, pero que también el rival puede sacar una mejor jugada y vencerte.

Alejandro está consciente que puede perder.  “Haz una gran bandera azul con el número 56 y déjame verte feliz que ese será mi regalo de vida si no lo logro ¿Ok?, le escribió a uno de sus amigos Vietnamitas de la Prepa 9, equipo que lo marcó por la hermandad y solidaridad con la que jugaban.

Por ello el no quiere la pena de sus amigos, Alejandro pretende transmitir que es un hombre de fútbol americano, que está agradecido por haber asimilado los valores de ese deporte y que los aprendió en su equipo preparatoriano.

“Soy de hierro y fuego”, “¡Go Viet Figthers! y grítenlo, ¡Go Viet Figthers!” escribió en otro comentario en las redes sociales.

Mandó un mensaje particular, para que todos sus “Band Brothers” (Hermanos Vietnamitas) vean de que está hecho:

“Amigos los quiero mucho, no me hagan reír ¡que me duele! Es que ¿saben lo fuerte que soy? Salí de una operación de 14 horas sangrando (perdí cerca de seis litros) y a los 5 minutos de terminada la operación me paré solito al toilet y el doctor se asustó.Me dijo, Señor, yo no se de que está usted hecho, pero es metal de algún tipo, y yo ¡muerto de risa! Así que no me chinguen ¡brother figthers! NO EXISTE NI EXISTIRÁ EL PALO QUE ME META DE RODILLAS. ESO SÍ, LA ENFERMERA, (MUY GUAPA POR CIERTO, ME TOMÓ MUESTRAS DE MI TRASERO), pero de acordarme me muero de la risa.  Así que no me pongan que pobrecito, porque no me conocen bien ¡de lo soy capaz!

Alejandro Goyos

GO VIET FIGTHERS!!! Y GRITENLO!!! GO VIET

Alejandro habla mucho por teléfono con sus amigos Vietnamitas de la Prepa 9, con los que jugó en la década de los 80.

“Vamos por la segunda operación, vamos”, dice animado. El pasado 6 de mayo le extirparon un tumor de la cabeza, en un Hospital de Montreal, Canadá, donde radica desde hace 15 años. El tumor no lo pudieron sacar en su totalidad, por las mismas consecuencias de estar en el cerebro. Todo parece indicar que el absceso es maligno, por lo que requiere de una nueva intervención quirúrgica, con el riesgo de perder sangre. El otro camino son quimioterapias. 

“Esta enfermedad no sabe con quién se metió”, finaliza un guerrero por la vida.