Logotipo receptor.com.mx Futból AmericanoPodcast - Receptor Radio - Escúchalo aquí

, 21.Octubre.2017

Inicio > Liga Infantil > Raiders Arboledas, en peligro por conflicto

Raiders Arboledas, en peligro por conflicto

Receptor. El fútbol americano en México podría sufrir un golpe fatal si autoridades del Municipio de Atizapán en el Estado de México despojan de su campo al Club Raiders. Paradoja actual, mientras el país es víctima de la inseguridad y el crimen organizado, las autoridades planean cerrar un espacio deportivo para niños y jóvenes.

Nota aclaratoria del club Raiders de Arboledas abajo del texto

NFL EN MEXICO

Viernes 18 de agosto de 2017, 12:44 horas

Publicado en el diario ESTO

Por Arturo López Escalona

Foto Eduardo Verdugo

Lo que comenzó como el sueño de un par de hermanos entusiastas al futbol americano, hoy está a punto de terminar por un conflicto político con el municipio de Atizapán de Zaragoza, Estado de México. El club Raiders Arboledas, que fue fundado en 1978, cuenta con aproximadamente 563 jugadores repartidos en siete categorías que conforman la baby, femenil, infantil y juveniles, y es considerado el semillero de las futuras estrellas del deporte de los emparrillados en los equipos universitarios de nuestro país.

Constituido como asociación civil, poco más de 13 mil familias contribuyen para fomentar el deporte en el municipio de Atizapán, ya que es una manera de mantener alejados a los niños y jóvenes de los vicios y de los peligros que día a día abundan en la vida cotidiana. Cada integrante de Raiders Arboledas paga una cuota aproximada de mil 800 pesos por temporada, ya que nadie recibe un sueldo fijo, y todo el dinero se reparte para solventar gastos de las instalaciones, uniformes y pagos a la Liga de Football Americano del Estado de México, AC (FADEMAC) -la cual fue fundada en 1979-, tales como el arbitraje y seguros.

TRADICIÓN DE “MALOSOS”

El campo Raiders se ubica en avenida de la Iglesia número 29, fraccionamiento Mayorazgo del Bosque, Atizapán de Zaragoza, Estado de México. En un espacio de 11 mil 505.65 metros cuadrados, donde los pequeños que practican el rudo deporte de las tackleadas son entrenados por el experto equipo de trabajo del head coach general Daniel Mejía, quien es el artífice del éxito de los “Malosos” desde la categoría baby, que son niños de 3 años de edad, hasta la de veteranos, quienes entregan su pasión en los emparrillados.

Los más pequeños reciben instrucciones de algunos jugadores que compiten en las categorías juveniles, quienes con mucho esmero transmiten sus conocimientos a los infantes que demuestran su valor en cada partido los fines de semana.

El flamante recién nombrado presidente de FADEMAC, Fernando Garcés platicó para el Diario de los Deportistas que Raiders Arboledas cuenta con siete categorías que aspiran al título en la presente temporada, lo que habla del compromiso del staff de coacheo, los jugadores y de los padres de familia que están al pendiente de sus hijos e hijas, a quienes se les inculca el trabajo en equipo y los valores dentro y fuera del terreno de juego, “categorías fuertes prácticamente todas, pasamos dos en primer lugar, cuatro en segundo lugar, pero todas juegan con muchas ganas de llegar a la final”, indicó.

PERMISO PARA TACKLEAR

Corría el año 1982, una carta procedente de México llegó a las manos del entonces presidente de los Raiders de Oakland, Al Davis. Al principio se pensó que algún fanático buscaba solicitar el autógrafo de alguna de las estrellas de la época como Marcus Allen o JimPlunkett; sin embargo, para sorpresa de propios y extraños, se trataba del permiso de un equipo de futbol americano infantil de Atizapán para que pudiera portar con orgullo el nombre, el escudo y los colores negro y plata, para así comulgar con la identidad de la franquicia “Malosa” de la NFL.


CONFLICTO POLÍTICO

Hace poco más de tres años, el campo Raiders fue renovado. Por diversos problemas con las administraciones anteriores, los jóvenes no jugaban en condiciones dignas, incluso fue considerado por mucho tiempo uno de los peores clubes en la entidad.

El arduo esfuerzo de la asociación civil a cargo de Martha Guerrero y Fernando Garcés, en conjunto con los padres de familia, transformaron el predio, se colocó campo sintético y mejoraron las instalaciones para que las familias y los jugadores se sientan a gusto.

“Hace cuatro años, el campo estaba en malas condiciones, no teníamos pasto, todo el tiempo jugamos en lodo, por lo que hace decidimos poner pasto sintético”.

Lo que se relata como una historia de éxito, lucha y superación, puede terminar con el sueño, ya que una disputa con un juicio durante más de dos décadas coloca contra las cuerdas a Raiders Arboledas, cuya única intención es la promoción deportiva y alejar a los jóvenes de las adicciones.

Hoy en día, el municipio de Atizapán de Zaragoza, que encabeza Ana María Balderas pretende despojar el terreno un conflicto con una vecina de nombre Fanny Cid Mendiola, quien tiene su vivienda a un costado del campo,  logró una resolución de la Contraloría del Congreso estatal, en la que se determina que 11 mil 505 metros cuadrados del terreno que ocupa

Raiders, son propiedad municipal y 86 metros con 40 centímetros son de su dominio.

En julio de 2002, el cabildo de Atizapán, bajo el mandato del ex alcalde Juan Antonio Domínguez  acordó que toda vez que el club “no cumple el objetivo de otorgar servicio social o benéfico, ni cuenta con autorización del ayuntamiento, es procedente la recuperación del inmueble de propiedad municipal ubicado en el fraccionamiento “Mayorazgos del Bosque”, advirtió.

Asimismo, el ex contralor del Poder Legislativo del Estado de México, Victorino Barrios Dávalos reconoció que gracias al empeño de Fanny Cid, el ayuntamiento logró escriturar el predio.

Además, en el Registro Público de la Propiedad y Comercio de Tlalnepantla de Baz, aparece el convenio de escritura que ampara la propiedad municipal. Para recuperar el terreno, el ayuntamiento continúa el juicio civil 172/2006.

A pesar del apoyo, la pasión que cada semana se desborda en “La Cueva del Pirata”, los cánticos, el maquillaje, la vestimenta y el sentimiento de portar con orgullo el casco y uniforme de Raiders puede terminar en cualquier momento, ya que el conflicto todavía permanece abierto. ¿Qué sucederá? Por lo pronto, una vez más queda de manifiesto que la promoción deportiva tiene que batallar ante los asuntos políticos y los intereses de unos cuantos.

Artículo original

Club Raiders Arboledas, en peligro por conflicto

NOTA ACLARATORIA DEL CLUB RAIDERS DE ARBOLEDAS